10 / 09 / 2015

La “doble vida” de Bárbara Ahumada

 

 

Estudiante de primer año de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Católica, a sus 18 años esta deportista de San Joaquín que vive en calle Llico, ya es seleccionada nacional de Esgrima. Su idea es seguir los pasos de Paris Inostroza y Catherine Bravo, íconos de la especialidad en nuestro país, y representar a Chile en los Juegos Olímpicos y Panamericanos.

 

Viene llegando desde Colombia, donde fue 3ª en el Sudamericano Juvenil. Meses antes hizo lo propio desde Toronto, Canadá. En diciembre cumplirá siete años desde que su amigo esgrimista Juvenal Alarcón la invitó a las prácticas en la Federación de Esgrima en calle Tarapacá, hasta donde llegó a los 11 años de la mano de su padre. Desde ese día nunca más se separó del florete, su especialidad.

 

Atrás quedó el preuniversitario y la PSU del año pasado. Ahora sus días empiezan a las 6.30 de la mañana, hora en que suena la alarma de su celular. Es que a las 8.30 AM debe movilizarse al Campus San Joaquín para sus clases de Ingeniería. Hasta Vicuña Mackenna llega con su buzo y bolso de la selección nacional, por lo que ya fue catalogada como “la chica esgrima de la Universidad”.

 

Así es hasta las 18.00, horario en que se traslada al CEO de Grecia para los entrenamientos, por lo que a su hogar regresa recién tipo 22.00 horas, donde la espera su entusiasta madre, Nury Atabales y sus abuelos. Una rutina que cumple con agrado, según nos relata la joven deportista de nuestra comuna.

 

“No niego que cuesta compatibilizar los estudios con el deporte, pero organizándose bien, al final uno se puede planificar con los horarios. Mi caso no es el único, casi todos los deportistas estudian o trabajan. Es como una doble vida que nosotros llevamos. Todo el tiempo que yo tengo libre lo ocupo para estudiar”.

 

Un esfuerzo que pronto tendrá recompensas. A sus 18 años, Bárbara ya pertenece al alto rendimiento, vaticinándole los entendidos un futuro esplendoroso en la Esgrima, siendo otro de los orgullos de San Joaquín, como también lo son Daniela Seguel (tenis), María Fernanda Valdés (Halterofilia), Arturo Vidal, Christian Bravo, Fabián Orellana y Mauro Fuentes (kárate), entre otros.

 

“Siempre veo en el CEO (Centro de Entrenamiento Olímpico) a María Fernanda Valdés, ya que los distintos deportistas nos mezclamos ahí. Claro que me gustaría llegar al nivel de Paris (Inostroza) y Catherine (Bravo), quienes son nuestros símbolos. Para eso estoy trabajando duro. Haré de esto gran parte de mi vida, reconociendo que dedicarse profesionalmente es algo difícil. Ocurre así con los deportes no tradicionales, siendo postergados respecto al fútbol, aunque igual hacemos un trabajo que no es menor. Ojalá que las autoridades construyan complejos como Juan Pinto Durán en todos los deportes”, sentenció.

 

no images were found